Autocuidados

Buscar

La fascitis plantar es la inflamación del tejido grueso en la planta o parte inferior del pie. Este tejido se denomina fascia plantar y es el que conecta el calcáneo a los dedos y crea el arco del pie. El dolor ocurre sobre todo tras el reposo nocturno, tras permanecer tiempo sentado o después de una actividad poco habitual. El dolor se puede desarrollar de manera lenta y progresiva o repentinamente tras la realización de un deporte intenso o cambio de calzado.



Causas
El dolor ocurre cuando el tejido en la planta del pie se estira o se sobrecarga demasiado. Otras causas posibles:

  • Tener pie plano o aumento del arco plantar.
  • Ser corredor de largas distancias, especialmente correr cuesta abajo o sobre superficies desiguales.
  • Aumento repentino de peso u obesidad.
  • Tendón de Aquiles tenso.
  • Zapatos con soporte de arco deficiente o suelas blandas.

La fascitis plantar se observa tanto en hombres como en mujeres; sin embargo, casi siempre afecta a los hombres activos entre los 40 y 70 años y es una de las dolencias ortopédicas más comunes relacionadas con el pie.

Con frecuencia, se piensa que la fascitis plantar es causada por un espolón en el talón, pero las investigaciones han determinado que esto no es así. En las radiografías, se observan espolones en el talón en personas con y sin fascitis plantar.

Tratamiento

  • Ejercicios de estiramiento del talón, del pie y de los músculos de la pantorrilla. La evidencia científica ha demostrado que es el tratamiento más eficaz. (Ver vídeo adjunto)
  • Aplicación de ULTRASONIDO.
  • Masaje para relajar las estructuras tensas.
  • Aplicar hielo en el área del dolor, al menos dos veces por día durante 10 a 15 minutos, con mayor frecuencia en los primeros dos días.
  • Si el dolor es intenso, tomar paracetamol o ibuprofeno para reducir el dolor y la inflamación.
  • Reposo deportivo durante al menos una semana.
  • Usar calzado con buen soporte y amortiguación.
  • Poner una talonera ortopédica, almohadillas de fieltro en el área del talón o plantillas para zapatos.
  • Si todo lo anterior no mejora, poner férula nocturna para estirar la fascia lesionada y permitirle que sane.

Referencias:

  • Wapner KL, Parekh SG. Heel pain. In: DeLee JC, Drez D Jr, Miller MD, eds. DeLee and Drez’s Orthopaedic Sports Medicine. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2009:section F.
  • Abu-Laban RV, Ho K. Ankle and foot. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:chap 55.
  • Silverstein JA, Moeller JL, Hutchinson MR.Common issues in orthopedics. In: Rakel RE, ed. Textbook of Family Medicine. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2011:chap 30.

Este sitio web utiliza cookies para su funcionamiento. Si continúa navegando, acepta su uso.